Contáctanos en el teléfono 660 32 78 21 o por e-mail: info@lasmodernas.es

Consejos para escritores: cosas que puedes hacer para facilitar el trabajo del corrector. Parte 1.

Consejos para escritores: cosas que puedes hacer para facilitar el trabajo del corrector. Parte 1.

blog_1

A lo mejor el lector se está preguntando para qué debería facilitarle su labor al corrector, si ya cada uno tiene sus propios problemas. Además, para eso están los correctores: para arreglar los desaguisados y dejar un texto la mar de bonito. ¿No?

Pues sí y no.

Es cierto que un corrector de textos es la persona encargada de revisar tanto la forma como el contenido, y que su labor consiste en subsanar los errores, las faltas de ortografía y los despistes del autor. La mera existencia de esta profesión da por sentado que todos esos errores se van a producir, porque errar es humano (por supuesto) y porque las prisas o la falta de atención son malos hábitos que, en mayor o menor medida, todos tenemos. Sin embargo, no todos los errores son inconscientes e inevitables. Algunos pueden prevenirse fácilmente y, al hacerlo, el escritor se puede beneficiar enormemente.

man typing on an old typewriter, with a retro effectEn primer lugar, muchos de los que hayan tanteado la posibilidad de someter su texto a una corrección profesional antes de entregar su obra a editoriales o concursos quizás se hayan echado atrás ante los presupuestos que les han ofrecido. No todas las correcciones son iguales ni el grado de intervención necesario es el mismo en un texto u otro. Las obras con más dificultad, plagadas de incorrecciones y, en una palabra, «mal escritas», llevan, por supuesto, un recargo. Cuanto mayor sea la necesidad de corrección, mayor será el presupuesto ofrecido, ya que el trabajo requerirá más tiempo y más quebraderos de cabeza. Presentar un texto con parte del trabajo de revisión ya hecho puede suponer un ahorro considerable.

Por otra parte, una obra con una presentación mediocre, cuya lectura sea difícil o trabajosa, que contenga errores de bulto o presente un aspecto desaliñado durará en la mesa del editor aproximadamente un minuto y medio. De ahí irá directamente a la papelera. Así que no es muy conveniente dejar la corrección para el momento en que os vayan a publicar vuestro libro, confiando en que los correctores de «la casa» se encargarán de ello; básicamente porque es muy probable que nunca lleguéis a publicar. Ni siquiera a ser leídos.

El corrector de textos es un profesional que conoce la gramática y la ortografía, así como las convenciones gráficas de la edición. No todas las personas poseen un conocimiento tan profundo sobre esas materias, y por ello es muy conveniente someter los textos al sabio escrutinio del profesional. Sin embargo, un corrector a veces se ve obligado a ejercer las mismas funciones que los profesores de primaria, y a intervenir en el texto sobre meras cuestiones de orden, limpieza, unificación y sentido común. Como estoy convencida de que todos podemos mejorar esas habilidades básicas, he aquí algunos consejos que te ayudarán a escribir mejor y que harán, sin duda, que ganes un amigo para toda la vida en el corrector que deba vérselas con tu obra.

1. Relee lo que has escrito: puede parecer una obviedad, pero no lo es. Volver sobre nuestros pasos en lo que hemos escrito es la manera más rudimentaria y, a la vez, eficaz, de detectar erratas o incongruencias. Aunque me sigue pareciendo imposible que un escritor pueda pensar que ha producido algo de calidad sin haberlo siquiera leído, mi experiencia me dice que muchas veces no lo hacen. Relee tantas veces como puedas, no solo al concluir el texto completamente, sino a medida que vas construyendo párrafos. Es una gran ayuda, además, para retomar el hilo de tu historia y salir de atascos mentales.

2. Los puntos suspensivos son 3: no son 4, no son 2 y no son 8. Cada puntito de más o de menos es una intervención del corrector. Truco: escribe los puntos suspensivos con las teclas control + alt + punto pulsadas a la vez. Salen tres puntitos monísimos.

3. Elige un tipo de comillas y usa siempre las mismas: las comillas pueden ser estas (“) o estas (« »). Normalmente, las editoriales utilizan las segundas, llamadas latinas, pero sean cuales sean las que prefieras, usa siempre las mismas y no alternes ambos tipos. Ah, por supuesto: esto (<< >>) no son comillas.

4. Asegúrate de que has cerrado las exclamaciones, las interrogaciones y las comillas: es muy habitual encontrar frases que se abren con una interrogación o exclamación (¿¡), pero que carecen del cierre correspondiente (?!). Esto suele suceder por las prisas y, muchas veces, porque en la construcción de intrincados párrafos de sintaxis imposible, el mismo autor deja de tener claro dónde termina la pregunta. Pues has de tenerlo muy claro. Si tú no lo sabes, el lector no va a adivinarlo.

5. El guión de los diálogos: este guión, que indica el comienzo del parlamento de un personaje, tiene una longitud exacta y bien delimitada, a saber: —. No debe emplearse el guión pequeñito (–), ni otro tipo de rayas y rayajos que podemos encontrar en los símbolos de Word. Para escribir correctamente el guión de diálogo, pulsa las teclas control + alt + guión corto (–) del teclado numérico.

6. Si no se puede terminar de leer en voz alta sin riesgo de asfixia, no es una frase: efectivamente, si esto ocurre se trata de dos, tres o más frases sin los correspondientes signos de puntuación. La puntuación es todo un arte, bastante complejo y que carece de la enseñanza adecuada en los centros de estudio. No obstante, esto no es una excusa para que los textos que escribimos carezcan por completo de puntuación. Debemos tener cuidado con la longitud de las oraciones y no dar por sentado que el lector se detendrá donde nuestra mente considera que hay que detenerse. Para eso se ponen los puntos.

7. Utiliza sabiamente el corrector de Word: hacer un cribado con el corrector de Word cuando se ha terminado de escribir es una herramienta muy eficaz únicamente para una cosa: detectar los pequeños errores de digitación en el teclado que todos cometemos cuando escribimos deprisa. Es decir, esas creaciones tan maravillosas como cancón, en lugar de canción; o correspndiente, en lugar de correspondiente; o auga, en lugar de agua. Siempre se producen ese tipo de erratas y eliminarlas deja un texto más pulido, amén de agradable de leer. Una cosa muy importante que debes tener en cuenta es que, mientras escribes, debes tener desactivado el corrector de Word, ya que este puede cambiar palabras automáticamente. Al terminar, usa manualmente el corrector en la pestaña de «Revisión» y vete comprobando cada palabra que te marque, una a una. Jamás hagas caso de las sugerencias de corrección gramatical de Word. Microsoft© no tiene ni idea de sintaxis española.

En próximas entregas del blog seguiremos dando más consejos y pequeñas claves para «profesionalizar» aún más vuestros textos. Esperamos que estos os hayan ayudado un poco.

Filóloga románica, posgrado en Desarrollo de Proyectos Editoriales. Editora y correctora. Ha desarrollado su labor en campos tan diversos como la lexicografía, los textos científicos y médicos, o la literatura de ficción. Es especialista en Literatura Española del Siglo de Oro, ámbito en el que también ha trabajado como editora. Se adapta a todo.

2 Comentarios

  1. manuel silva 2 años hace

    los consejos son oro a la hora de escribir, mejor aun cuando llega el momento de la corrección
    .
    agradezco todos lo consejos que puedan enviar, gracias manuel

  2. K. 2 años hace

    Nunca me canso de leer consejos y refrescar en la memoria normas de puntuación (¡ese punto y coma tantas veces olvidado!), así que gracias por vuestros consejos. Por suerte creo que todos esos los tengo en regla…
    Aunque lo que realmente quería decir era que los métodos de introducción de símbolos dependen mucho de los teclados. Las comillas latinas, sin ir más lejos, lo que no suele fallarme para escribirlas es alt + 174 para la de apertura y alt + 175 para la de cierre.

    Un saludo

    P.D: Después de leer un par de entradas vuestras acerca de la corrección voy a echarme a temblar nada más darle al botón de enviar.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies